El cambio constante. Si en algo podemos estar de acuerdo todo el sector, y casi diría, todo el mundo empresarial, es en que la sociedad, el mercado, y la economía, están en cambio constante. Siempre ha sido así, pero antes se analizaba la realidad de forma discreta (en el sentido matemático del término, es decir, a intervalos), y ahora, en una realidad hiperconectada (e hipermonitorizada), analizamos todo de forma continua. Y además, en la actualidad todo se mueve más rápido, y eso nos genera una urgencia para comprender, para estar al día, para reaccionar… Como un río cuyo flujo discurre más deprisa cuanto mayor es el caudal de agua, la realidad se acelera y nos desborda.

Y aquí surge la necesidad de que nosotros también evolucionemos al mismo ritmo que la realidad, o aún más deprisa, si fuera posible. Como decía Darwin, “no es el más fuerte de las especies el que sobrevive, tampoco es el más inteligente el que sobrevive. Es aquel que es más adaptable al cambio.” No basta con actualizarnos de vez en cuando; debemos diseñar nuestro organismo para estar en permanente evolución. Esa es la clave del éxito. Pero es un reto mayúsculo y un viaje sin fin.

Tolstoi decía que “Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. Nosotros en Darwin & Verne hemos decidido cambiarnos a nosotros mismos para poder seguir el ritmo del mundo.

Si analizamos qué servicios demandan las marcas actualmente vemos que el ranking (excluyendo servicios de compra de medios) está encabezado por Planificación Estratégica, Creatividad, Estrategia Digital, Investigación y Branding (AgencyScope 2020, Scopen). Nosotros ofrecemos estos servicios desde hace tiempo en Darwin Social Noise, y creo que lo hacemos con enorme solvencia. Pero si nos quedamos ahí, la evolución del mercado nos atropella. Como decía Julio Verne, “Los trenes, como el tiempo y la marea, no se detienen para nadie.”

Si investigamos sobre qué tendencias irrumpen con fuerza, si analizamos qué van a demandar los clientes del futuro, vemos que surgen términos como Internet of Behaviour, Visual Search, brand publishing, contenido interactivo, infortainment, automation, relevancia contextual, inclusividad, responsabilidad, brand advocacy, growth hacking, audiobranding… Y surgen puestos nuevos en las agencias como Culture Editor, Editor-in-chief, Entrepreneur-in-residence o Data scientist, según un informe de nuestro partner C4E. Si intentamos reaccionar para ofrecer cada uno de los servicios que se pone de moda, moriremos en el intento. 

Entonces, ¿nos anclamos en el presente o nos tiramos al vacío confiando en vientos que pueden ser efímeros? Para definir nuestra estructura de servicios, nosotros nos hemos guiado por nuestro lema: “Understand. Imagine. Go”. Hemos investigado para comprender el contexto, hemos imaginado nuestro futuro a partir de nuestras fortalezas, y hemos trazado una hoja de ruta; un viaje. 

Nuestro plan pasa por hacernos fuertes en los cuatro ejes que consideramos imprescindibles para cualquier empresa que necesite impulsar su negocio, y, al mismo tiempo, diseñar una organización flexible que esté continuamente vigilando el entorno y que sea capaz de evolucionar continuamente. 

Los cuatro ejes fundamentales del marketing hoy en día, en nuestra opinión, son la marca, el mundo digital, la creatividad y los datos. Así que nosotros hemos diseñado nuestro viaje extraordinario por esos territorios. Inspirándonos en el mundo de Julio Verne, hemos diseñado El Viaje al Centro de la Marca, con la consultoría estratégica de marca; El Viaje al Centro de las Emociones, con la creatividad y los contenidos; El Viaje al Centro del Negocio, con la estrategia digital; y El Viaje al Centro de la Innovación, con nuestros servicios de tecnología y datos.

Dentro de cada viaje hay muchas capas, obviamente. Por ejemplo, dentro de la consultoría de marca tenemos dos herramientas propias de posicionamiento estratégico, El Árbol de la Vida, y el Nautilus; y además ofrecemos un servicio (en tres niveles) de inmersión en tendencias (con C4E), y servicios de branding. Del mismo modo, en Tecnología y datos, ofrecemos lo que hemos denominado DBUX (Data-based User Experience), análisis de datos, experiencia de marca en tiempo real, o business inteligence. Y así sucesivamente. En muchos casos, nos apoyamos en partners especialistas, como C4E, Smartup o El Cañonazo, trabajando de forma colaborativa e integrada, para dar el mejor servicio posible.

Esta estructura de servicios en sí misma, arropada por nuestra red de parterns, ya es bastante innovadora en el mundo de las agencias. Pero lo importante no es qué servicios ofrecemos hoy, sino cómo nos hemos preparado para evolucionar cada día. Cómo vamos a observar y comprender los cambios que suceden en nuestro entorno, y cómo vamos a imaginar nuestro futuro en el mundo que está por llegar. El cambio como paradigma de la supervivencia. En palabras de Julio Verne, “La tierra no necesita nuevos continentes, sino hombres nuevos.

Leer más